Y los alemanes, como siempre, a su aire